Noticias Volver

MAY
28

RAMÓN LOBO PRESENTA "EL DÍA QUE MURIÓ KAPUŚCIŃSKI"

EN COLABORACIÓN CON LA EDITORIAL CÍRCULO DE TIZA

EN RUTA CON LA CONSPIRACIÓN DE LA PÓLVORA

RAMÓN LOBO PRESENTA

El martes 28 de mayo a las 20h. presentamos “El día que murió Kapuscinski” con Ramón Lobo en La Puerta de Tannhäuser. Llega a Plasencia en ruta por las librerías de La Conspiración de la Pólvora y Galaxia Gutenberg. Presentará y charlará con el autor, la periodista María Jimena Matías Sánchez-Ocaña.

 

Una novela que rescata un oficio en vías de extinción. Ramón Lobo, uno de los corresponsales de guerra más reconocidos internacionalmente, retrata en estas páginas los mayores conflictos mundiales que cerraron el siglo XX e inauguran el XXI. Una historia que nos adentra de forma magistral en la soledad inabarcable de un reportero de guerra.

El día en que murió Kapuscinski, es una novela de aventuras a la antigua usanza, porque el viaje interior de sus protagonistas resulta mucho más importante que toda la acción en la que se ven envueltos. Y no porque no ocurran cosas durante la narración: sus protagonistas, los reporteros Roberto Mayo y Tobias Hope, recorren todos los frentes desde la Guerra del Líbano en la década de 1980 hasta el conflicto de Siria, pasando por los Balcanes y la invasión de Irak. En sus páginas aparecen bombazos, coches destrozados, tiroteos, secuestros, bares canallas, estraperlo de whisky y reporteros que se salvan por segundos de un obús...

El autor, un veterano corresponsal de guerra que conoce de cerca lo que significa el infierno de un conflicto, sabe de lo que habla y su relato tiene la textura y la profundidad de la realidad, el peso del dolor y de la devastación.

Pero, aun así, la verdadera historia transcurre dentro de sus personajes, a los que la guerra no logra deshumanizar, sino todo lo contrario: detrás de capas de cinismo, de sus chistes malos y sus bravuconadas se esconde una poderosa metáfora del efecto de la guerra sobre los seres humanos: a algunos les convierte en monstruos; sin embargo, en otros casos consigue sacar lo mejor de cada uno, porque logra ampliar la mirada hacia el sufrimiento de los otros.

El día en que murió Kapuscinski es también una novela de amor, sobre la dificultad para construir una relación en medio de las ruinas, sobre la soledad y la cobardía para comprometerse de verdad, pero es mejor desvelar lo menos posible sobre una trama que engancha al lector desde las primeras páginas.

Por último, pero no menos importante, se trata también de una novela sobre la crisis que se abatió sobre los medios de comunicación al final de la primera década de este siglo, cuando la revolución tecnológica, que cambió la forma en que los periódicos llegaban a los lectores, se sumó en 2008 al estallido del sistema financiero e hizo que periodistas con talento y experiencia fuesen expulsados de las redacciones.

En este terreno, Lobo es implacable, porque también sabe de lo que habla, ya que lo sufrió en sus carnes. También relata con ironía, y el colmillo bastante afilado, las miserias de las redacciones y, en general, del mundo laboral porque allí, como en las guerras, también hay personas que eligen la empatía frente a aquellos que se convierten en seres despiadados en busca del poder.





Volver