Noticias Volver

MAR
06

EUGENIO FUENTES PRESENTA "PIEDRAS NEGRAS" EN LA PUERTA

EUGENIO FUENTES PRESENTA SU ÚLTIMO LIBRO

PUBLICADO POR TUSQUETS ACOMPAÑADO DE

GONZALO HIDALGO BAYAL.

El martes 6 de marzo a las 20h. Eugenio Fuentes presenta 'Piedras negras' en la librería La Puerta de Tannhäuser de Plasencia. Última novela publicada por editorial Tusquets. Charlará con el autor, Gonzalo Hidalgo Bayal, autor de "La escapada" novela publicada también por Tusquets en 2019.

Es esta nueva entrega del detective Cupido, le encargan encontrar a uno de los niños robados durante la Guerra Civil, pero se topa con otras historias más mundanas. Varios asesinatos y muchas sombras sobre una sociedad religiosa en el Toledo de 2004, poco días después del 11-M. Como suele ocurrir en el universo galdosiano de Cupido, más que la investigación, destaca el mundo interior de los protagonistas.

Con Piedras negras cierra la historia iniciada con Si mañana muero (2013), en la que el lector fue testigo del amor entre dos jóvenes voluntarios republicanos, Marta Medina y Rubén. Ahora, la nieta de Marta reaparece con el encargo de encontrar el hijo que su abuela tuvo con Rubén, pero que le fue arrebatado al nacer.

Fuentes ha intentado mostrar en la novela una “visión distinta a la que suele proyectarse en la prensa y la televisión cuando hablan de este tema”. Avanza que la “novela crece” cuando el hijo perdido es encontrado pero se niega a reconocer a sus padres, un momento en el que, a su parecer, los personajes adquieren una “complejidad de sentimientos y de emociones literariamente muy fructífera”.

La narrativa de Eugenio Fuentes (Montehermoso, Cáceres, 1958) está salpicada de pequeñas sorpresas. Unas veces son los nombres de los personajes: Alkalino «ese azotacalles»; Hisopo, el avaricioso y menudo archivero. Otras la ironía: «Jinete de caballos siempre demasiado tímidos para entrar en meta los primeros» o «su nariz encofrada por la cocaína». La melancolía: «Podrían haber sido lágrimas, pero solo era vejez». El misterio: «La palabra ‘hijo’ era la última que deseaba oír, estaba llena de espinas...».







Volver