LOS NIÑOS INVISIBLES

LOS NIÑOS INVISIBLES. HISTORIAS ILUSTRADAS

Editorial:
JOT DOWN
Año de edición:
Materia
CUENTOS Y RELATOS
ISBN:
978-84-948084-2-5
Páginas:
147
Encuadernación:
Cartoné
Disponibilidad:
Disponible 24-72 horas

18,00 €
Comprar

El ser humano dispone de tres respuestas básicas ante la adversidad: el afrontamiento, la huida o la congelación. Estas reacciones se instalan a muy temprana edad en el catálogo de comportamientos. Desde la infancia se elige la prevalencia por alguna de ellas. Lógicamente no se trata de una lealtad total, estamos hablando de líneas de propensión y es importante conocer el tipo de respuesta que la persona suele dar ante el infortunio porque esto indica el modo en que construye sus patrones de construcción de dificultades y soluciones.

Pero ¿por qué empleamos una de estas reacciones aunque a veces no sea la más eficiente, llegando a repetir el comportamiento que más nos hace sufrir? ¿Por qué insistimos en algo que sabemos que no funciona? (1). Normalmente lo hacemos porque funcionó en el pasado, especialmente en los primeros años de la infancia.

Imaginemos que un niño acude a la llamada de su padre o su madre que lo esperan con los brazos abiertos. Imaginemos que, de repente, el adulto baja los brazos y mira hacia otro lado desconectando del niño. Esto puede ocurrir porque algo llama poderosamente la atención del adulto. Por ejemplo, porque muere el padre o la madre de alguno de ellos, o porque una desgracia repentina irrumpe en la vida familiar como la necesidad inminente de salvar la vida por guerra o persecución, o porque una grave crisis exige el exilio.

Ante esta situación emergente se producen dos fenómenos que configurarán la propensión a la respuesta que el niño tendrá en el futuro.

Por un lado, se produce la interrupción de un proceso de vitalidad, lo cual hace que siga repitiéndose hasta obtener un desenlace. Cualquier movimiento de vitalidad interrumpida está condenado a repetirse hasta que concluya. No es fácil abordar un ciclo de necesidad determinado si no se satisfacen previamente otros relacionados con necesidades más básicas (2).

Por otro lado, se requiere por parte del niño alguna de las tres posibles respuestas comentadas más arriba ante esta experiencia frustrada:

La primera es el afrontamiento, que se convierte en petición insistente si no recibe respuesta. Si aun así no le responden, seguirá insistiendo y si la situación de silencio persiste es muy probable que se la pida a los adultos que vaya encontrándose en su vida. Es el caso de las personas que piden inconscientemente a sus parejas que sean la madre o el padre que no les contestó. Lo cual les generará no pocos problemas de comunicación.

La segunda respuesta es la huida. El comportamiento que imprime para el futuro es el abandono ante la dificultad. También la creencia de que las relaciones con adultos son confusas y lo más conveniente ante el estrés es dejar el escenario. Esta respuesta es del tipo: «sálvese quien pueda».

La tercera respuesta es la congelación. La incapacidad para responder cuando la vida presenta estímulos significativos, ya sean satisfactorios o estresantes. Este hechizo en el que queda el sujeto le invalida para contestar y la intención protectora a la que obedece es evitar el sufrimiento.

A veces, la palabra no es la mejor medicina en estos casos. Especialmente cuando es meramente discursiva y está desconectada de la experiencia.

Por eso, cuando otras personas intentan descongelar a Efraín, él se resiste. No lo desea porque ¿qué le espera si se descongela? De nuevo el abandono genérico que constituyó la impronta.

A veces
una nimiedad
requiere
la fuerza
de un acto heroico

A veces
vivir
o respirar
son un esfuerzo
más grande
que subir
las altas cumbres.

A veces
los hombros
no parecen
poder con lo que llevan

(Trinidad Ballester)

Notas:

Uno de los hechizos psicolingüísticos en el que caemos: insistir en lo que sabemos que no funciona. Descrito en Cuentos que curan (2005). Bernardo Ortín. Barcelona. Editorial Océano-Ámbar. Pág. 102ss.

«Primum vivere deinde philosophare». Frase que se atribuye a Hobbes, aunque no está clara su autoría.